La programación web es una forma de programación donde los «programas» se ejecutan en un navegador web.

Hasta ese momento los programas (nos quedamos con aquellos que tenían como finalidad procesarse en un sistema operativo informático) eran ejecutables que provenían de código programable, en uno de los muchos lenguajes de programación, que era compilado, ensamblado y convertido en un archivo .exe (en la mayoría de los casos).

La programación web se salta completamente el sistema de compilado y ensamblaje, el código es «ejecutado» o mejor dicho interpretado directamente por un navegador web.

Este navegador web solo interpreta lo que le hemos puesto pero no detecta errores ni ofrece otro tipo de información de ayuda al programador, simplemente vemos los resultados y a partir de ahí corregimos los posibles errores.

La forma de programación web ha ido cambiado muy rápidamente según las nuevas necesidades, nuevas tecnologías, nuevos anchos de banda de conexión que permitían nuevos escenarios de actuación. En definitiva, el mundo de internet es tan amplio y permite tantas ramificaciones que para poder implementarlas es necesario la creación de nuevos lenguajes que vayan cubriendo las necesidades que van surgiendo en cada caso.

El programador web tiene que estar en constante aprendizaje pues los avances en estas áreas son constantes y además muy cambiantes, dejando obsoletas formas de programación que antes eran indispensables y que ahora pasan a ser inservibles.

Los principales lenguajes de programación web son actualmente HTML, CSS, PHP, JavaScript, Python y Ruby y para la interacción con las bases de datos MySQL, SQL Server.