Una gran partida presupuestaria de las empresas hoy en día se destina al posicionamiento web. Sus beneficios, reputación, estar por encima de su competencia es una «guerra» que se libra hoy en día en internet, en los buscadores donde los clientes potenciales utilizan para encontrar los servicios o productos en los que están interesados.

Especialmente esta guerra se libra por estar en la primera página de Google, y cuando conseguimos estar en esa primera página seguimos luchando por estar en la primera posición de esa primera página.

Cuando la competencia es muy acusada entre empresas importantes que intentan posicionarse como referencia en su sector, es bastante común que la partida mensual que se destina al posicionamiento en internet supere con creces los 3000 euros.

El éxito de un buen posicionamiento depende de varios factores, que más o menos intuimos pero que nadie conoce, pues son algoritmos y reglas que un buscador utiliza pero que no comparte.

Todo nos lleva al sentido común: hacer una web atractiva, intuitiva, «sencilla», con un buen contenido en texto y multimedia. Pero hoy en día además se tiene muy en cuenta nuestra aportación en las redes sociales, nuestros seguidores, su participación en nuestras publicaciones, la interacción y el servicio de atención al cliente que se da a través de ellas.

En definitiva, para un buen posicionamiento, necesitamos tener una buena página web (diseño, contenido, palabras clave, redirecciones) y conseguir que el mayor número de usuarios de internet hable de nosotros, tanto en redes sociales, como en blogs, en otras páginas web, en canales de vídeo como youtube y otros lugares de contrastada reputación en internet.

Si eres importante para los usuario de internet serás importante para los buscadores como Google, si nadie habla de ti, los buscadores considerarán que no eres lo suficientemente importante como para que aparezcas en sus primeras páginas aunque tu página web sea una obra de arte.

Hoy en día hay mucho experto en posicionamiento (SEO) que realmente es un entusiasta o aficionado pero muy lejos de ser un experto. La mayoría utiliza programas diseñados para conseguir un buen SEO pero que ese mismo programa lo utiliza todo el mundo y al final no conseguimos diferenciarnos de los demás y por lo tanto tampoco conseguiremos posicionarnos mejor que los demás.

Para conseguir un buen SEO no necesitamos módulos o plugins que nos indican lo que debemos de hacer para posicionarnos bien, lo que necesitamos son los conocimientos necesarios para que nuestra web sea acorde a las reglas y normas que hacen que los buscadores tomen nuestra web como óptima.

Si un buscador detecta que estamos utilizando en nuestra web este tipo de módulos o plugins ya sabe de antemano que de SEO no tenemos ni idea.

Los programas tenemos que utilizarlos para buscar tendencias, palabras clave, reputaciones, estudio de la competencia, y muchos otros datos que debemos extraer del famoso Bigdata, es un estudio minucioso, dar con la claves que van hacer que nuestra web se termine posicionando correctamente y obtenga el éxito y resultados que estamos buscando.

Por eso si queremos tener un buen SEO tenemos que dejarlo en manos de un buen especialista: un detective dentro del Bigdata, un escritor redactando texto, un gran diseñador web y conocedor de todos los elementos de una web y un gran diseñador gráfico.